martes, 9 de abril de 2013

Cuando una puerta se cierra otra se abre

Pero tienes dos opciones, rendirte o intentar reabrirla y el caso es que yo nunca deje que esta puerta se cerrara del todo y ahora que se ha reabierto si me dejas voy a empujar con todas mis fuerzas, ya no me importa el "tengo mucho que perder" porque lo que pierdo siempre eres tu por mi orgullo, así que si te voy a perder de todas formas que no sea porque no lo he intentado, me niego a que eso ocurra de nuevo y quedarme en mi casa pensando en por que no hice o dije o demostré tal cosa. No esta vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario